.:Isten Darah:.

Foro hard de rol shojo, yuri, shonen y yaoi, en el que todo tipo de criaturas, conviven en la ciudad de Isten Darah, sobreviviendo a través del contrabando, traición, seducción y lucha.
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Morada (PRIVADO)

Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
AutorMensaje
Kratos
Demonio
Demonio
avatar

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/09/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Mar Feb 03, 2009 10:17 pm

El demonio jugueteó con el cuenco de natillas mientras Bal hablaba. Hundía la cuchara de plata en la crema amarillenta y la removía una y otra vez, la sacaba llena y dejaba que pequeña porción de natillas se escurrieran hasta llegar de vuelta al cuenco. Parecía absorto en aquella singular tarea pero lo cierto es que estaba escuchando antentamente.

-Muchacho -dijo y dejó la cuchara quieta dentro del cuenco- mis asuntos están irremediablemente ligados a mi persona. Si yo te importo...y mis actos me condenasen a la destrucción..¿Cómo no han de preouparte también?....Insólito..-murmuró, volvió a sacar la cuchara hasta rebosar de crema y se la introdujo en la boca para saborear la comida. Cuando terminó continuó hablando- Llevo muchos años sin cometer actos que pongan en peligro mi propia integridad y la de las personas que rodean. Aquellos que me conocen saben lo mucho que, esta vez, me he arriesgado...y como es algo tan inaudito desean saber qué hice. Mis amigos quieren saberlo porque se preocupan por mí...¿Eres tú de esa clase?...Por eso te he preguntado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Baladaur
Hibrido
Hibrido
avatar

Mensajes : 636
Fecha de inscripción : 25/08/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Mar Feb 03, 2009 10:32 pm

Bal le miró un instante. Frunció el ceño levemente y sonrió de lado, levantándose de la cama.

-Evito pensar en tus asuntos, Kratos. Entre otras cosas porque soy un hombre sencillo que duerme en las ramas de los árboles si le es posible y evita todo contacto con el exterior. Si tuviera que vivir con tu frenetismo mental de apoderarte del mundo... puede que no sobreviviera.

El muchacho caminó despacio hasta la ventana y apoyó la mano en el cristal, mirando al exterior.

-Y de qué otro tipo podría tratarme yo... Claro que me preocupo por ti, por eso quiero saber si es seguro que lo que vayas a hacer hoy, te preserve para mañana-guardó silencio un momento y se quedó con la mirada perdida en el jardín de abajo. Tantas plantas fuertes y de un color tan oscuro y vivo hacían que sus pupilas se agrandasen, como los ojos de una alimañan nocturna viendo una presa inminente y extremadamente atractiva. Se mordió el labio de forma inconsciente y apretó la yema de los dedos sobre el frío cristal-. Estoy enamorado...-dijo entonces con voz templada mientras sus ojos seguían clavados en el cuidado jardín.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kratos
Demonio
Demonio
avatar

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/09/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Mar Feb 03, 2009 10:47 pm

-Criatura, yo no anhelo apoderarme del mundo. Está demasiado maltrecho para mi gusto...buscaba otra cosa...-dijo Kratos, aprovechando el silencio de Bal. Puesto que ahora el chico le daba la espalda era incapaz de ver la expresión divertida que había nacido en el semblante del demonio. Las ocurrencias de Bal siempre le hacían gracia. Sin embargo cuando pronunció las últimas palabras se le antojaron a la par lapidarias e inesperadas.

Carraspeó levemente y se removió con cuidado sobre su lecho. Volvió a colocar el cuenco de natillas en la bandeja y cruzó las manos sobre el vientre. Kratos no habló en varios minutos, tampoco se movió.

-Enamorado...-repitió la palabra como si fuera algo extraño, con un deje de repudia en la voz como si aquel sentimiento fuera nocivo para la razón de cualquier ser viviente- ¿Por qué?...¿Has amado antes?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Baladaur
Hibrido
Hibrido
avatar

Mensajes : 636
Fecha de inscripción : 25/08/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Mar Feb 03, 2009 10:54 pm

El muchacho volvió en si. Quizás no debió decir aquello pero ya no tenía remedio. Se volvió hacia el demonio y le miró un instante sin acercarse a la cama.

-Olvídalo-fue su única palabra. Iba a decir otra cosa pero en el momento de hablar las palabras se le atragantaron y optó por que la opción de no dar más detalles era la correcta-. He vivido siempre enamorado, aunque de cosas... más banales de las que se suele estar acostumbrado. Comprendo que... por tu tono, no sea un tema de conversación que te agrade. Tampoco para mi-aseguró frunciendo el ceño, sin saber entonces por qué lo había dicho. Volvió la vista hacia los árboles. Si, seguía sin ser completamente dueño de su cuerpo, ni de las cosas que afloraban en él. La naturaleza le podía, pero... ¿merecía la pena esforzarse contra ello?-. Tu... ¿qué piensas sobre ello?-se atrevió a preguntar con la voz no del todo segura. En realidad si quería hablar del tema.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kratos
Demonio
Demonio
avatar

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/09/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Mar Feb 03, 2009 11:11 pm

A Kratos no le sorprendió la primera reacción de Bal. Era lo que siempre hacía, decirle que lo olvidara pero, cuando después de un breve silencio, volvió a retomar el tema pensó que tal vez ésta era una de aquellas veces en las que el asunto a tratar era de importancia.

-Mi opinión...quieres...-murmuró casi para sí mismo. Había estado contemplando al chico pero apartó la vista de su espalda y la concentró en sus propias manos entrecruzadas- Qué puedo decir de un sentimiento que es capaz de matarte aunque tu corazón siga latiendo. Podría contar cómo el amor es destructivo, cómo el amor puede envilencer las almas y cómo es capaz de afectar a tu propia supervivencia pero si hago todo eso también debo asumir que todo esto tiene su contrapunto. Depende del lado en el que estés -Kratos tenía sus ojos fijos en de sus manos, en sus dedos y casi parecía que podía alcanzar algún recuerdo ausente. Piel que había acariciado con otras manos, con otros dedos- Me fascina cómo algo tan devastador es capaz de causar dicha y acompañar sin perecer al indiviuo que padece este mal..hasta que muere. Eso...contando que después no siga existiendo ¿Será así...?...Me intriga...Bal....-apartó sus ojos de sus manos y los clavó entonces en la espalda del chico- ¿Soy yo de quién estás enamorado o es alguien que no conozco?...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Baladaur
Hibrido
Hibrido
avatar

Mensajes : 636
Fecha de inscripción : 25/08/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Mar Feb 03, 2009 11:30 pm

El muchacho le miró de reojo. Aquel último coletazo a su explicación no se lo hubiera esperado, pero no contestó a su pregunta. Volvió a mirar por la ventana y separó la mano del cristal y dejó caer el brazo al costado del cuerpo.

-Qué interesante pues...-murmuró después de un momento en silencio-. Un sentimiento tan... humano, y tan válido, tan al alcance de cualquiera en cualquier momento. Siempre me ha parecido de una simpleza excepcional y sin embargo, todo lo que causa... Que todo termine en tan horrible muerte no es algo que me asuste. Al fin y al cabo, después de todo eso, tendré la certeza de que por un período de tiempo, aunque mi corazón termine marchitándose, este ha sido incondicionalmente de alguien. No existe otro sentimiento capaz de anularte de tal forma que te entregas incondicionalmente a la existencia de la otra persona. Sólo el amor te evade de preocupaciones existenciales para tratar de hacer sobrevivir el alma por encima de todo, y la avaricia y la codicia, y el egoísmo...-dijo mientras le miraba de nuevo y levantaba un dedo-... todo eso desaparece pues dejas de vivir para ti mismo, y empiezas a existir por otro-el muchacho chasqueó la lengua y con aquella misma mano que tenía en alza hizo un gesto en el aire de despreocupación-. Si, claro, ya he estado enamorado antes y me resulta fascinante. Pero la pregunta que me acabas de hacer me parece que está totalmente fuera de lugar-apuntó volviéndose nuevamete hacia él, poniendo los brazos en jarras y frunciendo el ceño-. ¿Qué te hace pensar que pueda enamorarme de ti? Si estamos todo el día discutiendo...-dijo alzando una ceja y desviando la vista un momento temeroso, como si aquello fuera realmente una locura y pensar en ello más de lo mismo...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kratos
Demonio
Demonio
avatar

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/09/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Miér Feb 04, 2009 3:16 am

Kratos lo escuchaba con atención. Todo lo que Bal decía acerca del amor él ya lo conocía y aún así no podía estar de acuerdo con algo que iba contra la propia natura, contra la supervivencia misma. Para él, anularse a sí mismo por otra persona era un delirio. Sin embargo lo experimentó durante un tiempo pero debido a su fracaso no quiso volver a exponerse a nada más así.

-Chico...-empezó a decir pero pareció cambiar de opinión y volvió a quedar en silencio. Quería levantarse de la cama y estirar las piernas. Llevaba demasiado en el lecho y no era hombre de permanecer en letargo tanto tiempo.

Deslizó las piernas fuera del colchón y se irguió levemente, lo suficiente como para que la brecha no se abriera en el intento. Ayudándose de ambas manos, que había apoyado sobre la cama, se implusó para ponerse en pie. Casi perdió el equilibro pues levantarse de golpe después de dos días dormido era inevitable que causara algunos mareos y para no caerse se aferró a la mesita de noche. Respiró hondo y cerró los ojos, dejando que su cuerpo se acostumbrara al nuevo estado.

-Bal...-dijo de nuevo- ¿A quién más conoces?...Es decir...¿qué otra persona podría ser el objeto de tu amor con virtudes que tú ensalces, superiores a las mías?...-caminó unos pasos hacia él, bordeando la mesita a la que seguía agarrado- No. Tal ser no existe. No debe existir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Baladaur
Hibrido
Hibrido
avatar

Mensajes : 636
Fecha de inscripción : 25/08/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Miér Feb 04, 2009 3:25 am

Bal asistió espectante a aquella decisión de salir de la cama. El pavor que le causaba que pudiera tropezar y caerse, o que la herida se resintiese, fue también motivo por el cual no fue capaz de moverse del sitio, simplemente esperando que no hubiera ningún percance. Finalmente pareció valerse por sí solo e irgió el cuerpo, sacándose la preocupación ligeramente.

-Porque quizás... mi amor está por encima de la admiración que me causen esas virtudes, porque pueda que ni existan...-el muchacho guardó lentamente una mano en el bolsillo, observando al demonio desde su posición. Realmente Baladaur poseía un porte extraño y a la vez admirable. Era como si tuviera el aspecto de un rey exiliado, virtuoso e infranqueable, oculto tras los poderosos muros fríos que era su piel de porcelana y terciopelo. La mirada felina observaba de forma ambigua lo que se movía a su alrededor y coonspiraba contra ello. Y a la par, parecía un alma perdida, como un niño, completamente ausente del mundo en el que vivía, disconforme con él.

-¿Podríamos dejar en paz el tema? Creo que ya se por donde quieres ir... pero no va a servirte de nada-el muchacho negó con la cabeza de forma rotunda. Ya no le gustaba el cariz y dirección que había tomado aquella charla y se le notaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kratos
Demonio
Demonio
avatar

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/09/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Miér Feb 04, 2009 3:36 am

Kratos frunció el ceño, afiló la mirada y clavó las uñas en la madera de la mesita. Si había algo que le molestaba profundamente era que sacara a relucir un tema tan transcendente y luego lo dejara correr cuando ya no le satisfacía el camino que había tomado. A su juicio Bal no podía escupir que estaba enamorado y luego zanjar el debate sin haber llegado a ninguna conclusión.

El demonio respiró hondamente, como si tratara de expulsar todo el malestar que aquello le había producido y decidió volver al lecho. Después de todo, si necesitaba algo cualquiera de sus criados estaría dispuesto a servirle con diligencia.

-Criatura...¡Vete al diablo! -gruñó y volvió a realizar de nuevo el trabajo para volver a la cama- ¿Crees que así se hacen las cosas? ¿Crees que todo debe terminar cuando te viene en gana?...Me tienes harto...-murmuraba para sí mismo mientras se acomodaba bajo las sábanas de seda- yo debería preocuparme de asuntos serios y olvidar esta bufonada ¡Este circo! -con la mirada buscó a su alrededor. Tenía un aparato que lo comunicaba directamente con sus sirvientes pero no lo encontraba y quería que alguien se llevase la bandeja de su alcoba y le trajese su maletín de trabajo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Baladaur
Hibrido
Hibrido
avatar

Mensajes : 636
Fecha de inscripción : 25/08/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Miér Feb 04, 2009 3:43 am

Sin embargo Bal esquivó aquel mal genio y sonrió levemente, acercándose a la cama.

-Tu mente analítica de médico te lleva a tratar de ponerle un fin y una conclusión a todos los problemas matemáticos que se te plantean. Pero hay problemas que no tienen una solución. Se dice entonces que se llega a un absurdo del resultado.... ¿los conoces?

El muchacho se sentó con suavidad al borde de la cama, pensó unos instantes y arrugó la frente. Aquel sentimiento pesaroso que le había acogido en la ventana hacía unos minutos había desaparecido, y no encontraba el por qué de sus antiguas palabras. Después de un momento volvió la vista hacia el hombre con cautela.

-Sería mucho más peligroso enamorarse de ti que esperarte al umbral de tus batallas personales a que vuelvas sano y salvo. Sabes que yo no soy persona de arriesgarme por nadie. ¿Crees que me arriesgaría por ti?-le preguntó señalándole levemente con un movimiento de cabeza sin apartar la mirada de sus ojos azules.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kratos
Demonio
Demonio
avatar

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/09/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Miér Feb 04, 2009 3:59 am

El demonio continuaba con el ceño fruncido. El enojo vestía su semblante y sus ojos azules e incapaz era de disimularlo, aunque tampoco lo pretendía. El chico conocía ya su mal humor cuando la conversación no giraba en torno a sus deseos así que por qué tratar de ocultar su malestar.

Bal hablaba pero Kratos no pronunciaba palabra alguna ni se movió un ápice cuando se sentó a su lado. Lo contempló a los ojos durante unos instantes y trató de suavizar su mirada azul, de templar su ira por unos instantes pues deseaba que lo que ahora iba a decir sonara lo más sosegado posible.

-No -respondió, atravesándole con su mirar- y honestamente, no debes. Eres un buen chico, has crecido y tu juicio...ha debido madurar contigo -le palmeó levemente el hombro. Sonreía pero no era una sonrisa franca sino una mueca que danzaba entre la rabia y la verdad- Cuando decides arriesgarte por alguien debes asumir que tu vida quedará obnubilada por el ser elegido, tu vida será para ti un segundo plano. No podrás tomar decisiones por tu cuenta sin pensar en su bien o es su mal pero no importará. Tu vida será suya pero la suya...será tuya, algo que habrá que proteger. Compreterse así...de esa forma requiere de mucho sacrificio, muchacho ¿Podrías hacerlo?...-no esperaba respuesta alguna. Apartó la mirada del rostro de Bal y le preguntó si podía traerle su maletín de trabajo, el que estaba en el despacho.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Baladaur
Hibrido
Hibrido
avatar

Mensajes : 636
Fecha de inscripción : 25/08/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Miér Feb 04, 2009 4:07 am

Baladaur escuchó las palabras de Kratos, aquel consejo sin duda alguna sabio y acertado, pero no encontró nada importante en él. Quizás en otra época le habría mermado y echado atrás, pero su cabeza había endurecido con el tiempo y su tozudez también. Se levantó despacio. Estaba claro que el demonio no pondría de su parte lo que a Bal le interesaría, no al menos en aquella ocasión. Era una buena señal, no debía precipitarse, aunque ya había hecho demasiado en aquellos momentos figurando un estado en el que decía encontrarse, aunque no podía expresarlo todo lo claro y nítido que desearía. Negó con la cabeza, con un gesto de empresario o banquero negándose cruelmente la última voluntad de un cliente. Un no rotundo ante aquellas declaraciones.

-Es tarde para eso-dijo llevando una mano a la mesita de noche. Abrió con suavidad un cajón y extrajo de él un pequeño mando. No le traería él el maletín. Suponía que aquello era ya cosa de sus criados-. Ya lo he hecho.

Bal le miró a penas unos segundos con seriedad, dejando el mando sobre el colchón a un lado del demonio, para después volver a meter la mano en el volsillo y caminar hacia la puerta. Ahora descansaría él. Descansaría y pensaría sobre todo aquello.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kratos
Demonio
Demonio
avatar

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/09/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Miér Feb 04, 2009 4:41 am

Como respuesta a las palabras del chico, Kratos sólo asintió levemente. Puesto que Bal había decidido truncar una conversación que había él habría seguido con interés no tuvo otro remedio que dejarlo correr. Agarró el mando y apretó el botón mientras observaba a Bal salir de la habitación. Condenado chiquillo, pensó, si no sabía exactamente en qué demonios pensaba cómo podría él arriesgarse. Juró no volver a hacerlo jamás pero durante aquellos cinco años había cambiado demasiado.

Trató de ahuyentar todos aquellos pensamientos de su mente, quería trabajar en la cirujía que tendría que practicarse para borrar la cicatriz de su pecho. Estaba tierna todavía pero pronto podría hacerla desaparecer y retornar a ser todo lo perfecto que era. A penas unos minutos tardó John en aparecer por la puerta, servil y dispuesto como siempre.

-¡Señor! me alegro de verle bien...-se acercó hasta el lecho y le hizo una reverencia- ¡Oh, cuánto me alegro! Sin usted...la casa no es lo mismo...
-John ¡qué adulador te encuentro! Dime...¿Qué quieres? porque sin duda por algo la lengua te llega a los pies.
-Ah...-el joven sirviente se sonrojó y agachó la cabeza. A Kratos no le tenía miedo en absoluto pero le avergonzaba pedirle favores pues se arriesgaba a una negativa aplastante- lo cierto es que...mi hermana pequeña...es...carnaval y en su escuela...bueno, ya sabe...se disfrazarán. Mi madre no puede conserle ningún traje, está enferma...lo sabe...y yo...
-Entiendo -Kratos le interrumpió con un gesto de la mano- Ah...esa niña tan jubilosa..-sonrió levemente y alzó una ceja, mirando a su sirviente- es demasiado coqueta para su edad ¿lo sabías? pero me cautivó, sin duda alguna...John, te firmaré un cheque. He despertado misericordioso hoy. Traéme mi maletín del despacho y llévate ese carrito de ahí.
-¿Señor?...¿me...me dará el dinero?
-Es lo que he dicho ¿Estás sordo?
-¡No!...Quiero decir...¡No, señor! ¡Enseguida vuelvo!
-¡Ah! una cosa más...Llama a Edward, deseo hablarle. Llamalo ahora, que venga con prontitud, dile que me trae sin cuidado lo que ande haciendo. Debe venir a verme.

John asintió, con una enorme sonrisa en los labios, corrió hacia el carrito con las bandejas y salió del cuarto como una exhalación pensando en que aquél había sido su día de suerte. A su parecer la extraña generosidad del demonio había aumentado en aquellos cinco años y sin saber por qué dio gracias mentalmente al causante, a la causante o a lo que fuese.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Baladaur
Hibrido
Hibrido
avatar

Mensajes : 636
Fecha de inscripción : 25/08/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Miér Feb 04, 2009 1:17 pm

No tenía mucho más que contarse a sí mismo. Bal se encogió de hombros suspirando y lo dejó correr. Guarecido allí, en aquella caverna que se había construído, trazaba sus propios planes. Durante algún tiempo, al principio se había recorrido aquella mansión de punta a punta buscando lo que fuese. Aprendiéndose de memoria paredes y habitaciones, y pasills y corredores. Después, cuando ya se sintió más identificado con aquel, quizás, hogar, empezó a labrarse su propio hábitat dentro de él. Y literalmente lo hizo. Después de pasarse hora tras hora y día tras día estudiando las estructuras de los muros y techos terminó por abrir discretamente una de las paredes decoradas con tablones verticales de madera. Un trabajo sin duda laborioso y excesivamente lento, pues cada día tan sólo podía avanzar un poco dada la gente que solía pasar por allí, y ser descubierto era lo último que hubiera querdo. Con el mismo empeño, terminó vaciando uno de los muros y excavando a todo lo largo, hasta el techo por encima de as habitaciones, una guarida secreta de a que nadie sospechaba. Era como mover un armario y encontrar un escondrijo completamente nuevo donde pasar desaperivido.

Allí, sentado entre las sábanas que había ido llevando a su habitación particular, pensaba y diseccionaba ideas descaelladas. Bal atacaba por la espada, de forma discreta y silenciosa, desde las sombras. Arrojaba el cuchillo y después desaparecía sin dejar rastro,y había sido su forma de actuar durante toda una vida y para culquier aspecto de esta. Si bien había criaturas que moraban en el inexpugnable infierno, Bal se escondía de todas ellas y las vigilaba sin descanso desde las sombras del fuego.

No tenía tiempo que perder. Había consumido demasiadas horas pensando en cosas que quizás no le llevarían a ninguna parte, de modo que las dejó momentáneamente a un lado y se centróen lo suyo. Cogió una de las cajas de madera que tenía allí guardadas y rebuscó en ella...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kratos
Demonio
Demonio
avatar

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/09/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Miér Feb 04, 2009 3:21 pm

En la alcoba de Kratos reinaba el silencio pero en el exterior reinaba la vida y el demonio era capaz de percibir tenuemente los sonidos de aquel día reluciente. El trino de los pájaros en los árboles del jardín, voces conocidas gritando palabras ininteligibles e incluso creyó escuchar los cascos de un caballo. Se preguntó si tal vez su cuidador, que hacía también las veces de veterinario, habría sacado a su semental a pasear y a gozar de la luz del sol. El caballo de Kratos era un pura sangre de un hermoso color negro, su cuerpo musculoso y perfcto y sus crines sedosas y oscuras también lo convertían en un ejemplar sublime y de gran valía económica. El demonio poseía más caballos pero aquél era su favorito, se llamaba Sleipnir, el caballo de ocho patas de Odín en la mitología escandinava.

Kratos dirigió su mirada hacia la ventana, contemplando el exterior a través del cristal y deseó cabalgar por los bosques a lomo de su caballo y con sus perros siguiendo el ritmo. De pronto se le ocurrió una idea, ya que no podía salir haría que al menos, trajeran a uno de sus canes. En aquel momento alguien golpeó la puerta y John asomó la cabeza.

-Señor. Le he traído sus cosas -el criado abrió la puerta de todo y entró en la habitación. Llevaba en sus brazos el maletín de Kratos. Se acercó a la cama y lo colocó a su lado, sobre el colchón- El señor Edward ha dicho que vendrá enseguida.
-Bien...-el demonio abrió su maletín, de piel y oscuro, y sacó un talonario de cheques de un bolsillo pequeño interior. Garabateó una cantidad que le pareció adecuada y se lo entregó a John- aquí tienes. Creo que es suficiente.
-¡Gracias señor! -el sirviente tomó en papel entre sus manos y asintió feliz.
-Ah, John. Busca a Kaiser y tráemelo. Necesito que me haga compañía...

-¡No hará falta! -gritó una voz desde la puerta- Kratos, yo pienso, a veces...¡jajaja! -Edward, el vampiro, le sonreía desde el umbral. Tenía agarrado por el collar a uno de los dobermanns de Kratos, a Kaiser, un macho fiel, noble y fiero- sabía que lo querrías...Cómo te conozco ¿eh?...Bueno..tú, Will, anda tráeme...un par de tragos.
-Soy John...
-¿Eh?..Ahh...ah...sí, sí...es verdad...Uy, cómo estoy...Bueno, es lo mismo...Anda vete ya -ordenó mientras soltaba al perro. El can profirió un ladrido de dicha y salió disparado a reuinirse con su amo. De un salto subió a la cama y se tumbó al lado de Kratos.

John se apartó enseguida de la cama, a ese perro le tenía cierto terror aunque nunca le había hecho nada pero su fama de bestia feroz le impedía comprobar con su propia piel como conejillo de indias si era cierto el rumor o no. Salió de la habitación pensando que ordenaría a otro criado llevar las bebidas.

-¿Estás borracho, vampiro? -preguntó Kratos y le indicó que se acercara al lecho.
-Noo..¿Yo?...¡jajaja!...sólo he bebido...un poquillo de nada. Como en dos días no estabas pues...tenía que ahogar mis penas ¡jajaja! Oye, Rei quería venir pero le dije que no...es que mira, cuando nos fuímos el otro día, ella no estaba conforme con dejarte solo con ese chico pero yo le dije..."mira tía, que yo conozco a ese niño y buen tipo, le cuidará bien", y como se lo dije yo pues pareció creerme un poco. Figúrate que dice que cree que ella le cae mal a él por alguna razón...-se encogió de hombros- y yo pienso...¿cómo será posible? Si mi Rei es más maja que...que...
-¡Cállate! y siéntate conmigo -le ordenó el demonio- escucha, tú has estado fuera...¿Has oído...algún comentario?...¿Sobre mí? ¿Sobre lo que pasó...?
El vampiro se sentó en el borde de la cama y luego se dio impulso hasta quedar tumbado junto a Kratos y con Kaiser entre ellos. Colocó las manos cruzadas tras la cabeza y frunció el ceño, como si quisiera recordar algo ocurrido hacía ya mucho tiempo.
-No. Nadie ha dicho nada....¿Cómo es eso, Kratos? -preguntó con cierto deje de ironía y ladeó levemente la cabeza para mirarle.
-¡Fantástico! -exclamó el demonio sonriendo- Es lo que esperaba. Nada podía decir Hans contra mí pues no volverá a hablar jamás. Cuando nos enfrentamos le induje una catatonia severa. Sólo alguien con mis conocimientos puede hacerle volver en sí...¿Crees qye ese alguien existe?...Es posible mas mientras no aparezca, me aventuro a asegurar que no tendremos ningún problema. Su servidumbre, que vieron mi rostro, tampoco hablarán. El temor les domina pues saben que mi mano no se estremecerá si debe aleccionarles...
-Demonio...
-Sí. Eso soy.
-¿Por qué? ¡¿Qué perseguías, diablos?!
-...Quimeras...
-...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Baladaur
Hibrido
Hibrido
avatar

Mensajes : 636
Fecha de inscripción : 25/08/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Miér Feb 04, 2009 7:26 pm

El ladrido de un perro hizo volver a Bal al mundo de los vivos. Tenía algunos papeles entre las manos, escritos con una pluma temblorosa y sin duda se trataban de documentos con bastantes años de existencia.
Bal los había guarado durante el tiempo que habían permanecido en su poder. Un trato oscuro sin demasiado futuro cierto y un apretón de manos junto con aquellos papeles escritos que narraban el por qué de su actual natura eran una de las pocas cosas que el muchacho guardaba celosamente. No tenía bienes materiales que quisera conservar. Vivía con lo puesto y de lo que se encontraba por el camino. Sin embargo aquello le anclaba a un extraño pacto que estaba tardando demasiado en cumplirse, como última esperanza, sujetándose a un clavo ardiendo.

El muchacho apartó la vista de ellos, olfateando el aire. Se puso en pie y metió una de aquellas cartas en el bolsillo, para después echar a andar lentamente por aquel suelo incierto que les daba techo a los que vivían con normalidad en aquella casa.
Por entre los muros maestros y las vigas de madera, en aquel gigantesco palacio laberíntico y abierto, buscó el origen de aquel ruido, y no tardó en encontrarlo. Observó el suelo negro un instante y después se arrodilló en él y pegó el oído, cerrando los ojos. Le costaba un poco, pero podía distinguir voces abajo. Dibujó mentalmente el rostro del vampiro cuando escuchó de él un par de palabras y olió su naturaleza filtrándose en las paredes. No tenía muchas posibilidades de qué estaban hablando, pues coger el hilo de la coversación a través de las paredes de aquella casa era un imposible. Quizás si agudizaba el oído pudiera distinguir algunas palabras a las que dar vueltas después en la cabeza y tratar de hilar con algún sentido. Espiar y coonspirar eran dos facetas suyas muy remarcadas con las que se ganaba suciamente la vida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kratos
Demonio
Demonio
avatar

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/09/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Sáb Feb 07, 2009 6:42 pm

En aquel momento, Kaiser, el dobermann de Kratos irguió el cuello y olfateó el aire. El pelo corto del lomo se le erizó y lanzó un ladrido, una sola vez. La mirada la había fijado en algún punto en el techo, mantenía el cuerpo en tensión y las orejas alzadas. Su garganta empezó a emitir un tenue pero continuado gruñido hasta que el demonio colocó su mano sobre la cabeza de Kaiser y le regaló una caricia tranquilizadora.

-Tranquilo, muchacho -murmuró y entonces el perro dejó de gruñir pero gimoteó durante unos segundos más. Después volvió a tumbarse pero mantuvo las orejas en punta, alerta.
-Entonces Kratos ¿Qué hago? Más tarde voy a salir con Jeff por los suburbios...-el vampiro se frotó la barbilla, pensativo- ¿debo estar atento a los rumores, verdad?
-Sí -respondió el demonio con un asentimiento- Hans tiene un gran círculo de seguidores. Entre todos buscarán a alguien que pueda hacer volver su consciencia...Debéis...aguzar bien el oído y mantenerme al corriente de las noticias ¿Entendido?
-Claro, tío...-Edward se rascó la cabeza y esbozó una mueca de fastidio- joder...lo haré pero porque..somos amigos y yo...¡te quiero tío! ¡Está bien! Preguntaré también..sutilmente eso sí, de eso se encargará Rei porque sabe más...¡preguntaremos quién está de nuestro lado!
-¡Qué avezado! ¡Por eso te confío esta misión tan extremadamente compleja a ti, querido amigo!
-¡Colega! ¡No te decepcionaré, Kratos!...-Edward guardó silencio de repente, como si hubiera caído en algo de repente- ahh...aaaah...hablabas con ironía ¿Verdad?...Joder....Bueno, bueno...Ahora ¿No crees que tengo derecho a saber lo que pasó?...Habla.
-Está bien -el demonio consintió a explicarle todo- pero...a nadie digas una palabra. No quiero que nadie me trate de enajenado. Soy un científico ¡Un iluminado! Alguien versado en la medicina y en la ciencia...¿De acuerdo? ¡No un demente ni un perturbado! -el vampiro asintió pero sólo cuando Kratos le hizo prometer que no hablaría accedió a continuar- Tres meses atrás Hans me encomendó un trabajo. Su esposa había fallecido y él quería hacerla volver. Tan enamorado estaba y tan desesperada estaba su alma que vino a verme. Me entregó una fotografía y me pidió que creara de nuevo su cuerpo, que con estas manos volviera darle la vida tal y como fue antes. La muete de ella fue horrible, no quedó parte alguna de su cuerpo sana y salva, despareció por completo...por eso acudió a mí. Bien sabes que en ese arte soy un maestro y, francamante, el trabajo que le entregué fue uno de los más sublimes que he hecho jamás. Era perfecta, su piel suave como el terciopelo, sus ojos eran puros, brillantes, hermosos y su cabello...ahh...era como el color del trigo, vivo, sedoso...Cuando él la vio, no pudo creer que aquello fuera real. Me preguntó si esposa era realmente la mujer que tenía ante sus ojos y yo...Yo sabía que no. No era ella auqnue sí su cuerpo fuera su cuerpo. Aquello sólo era una carcasa, una mueñeca viva pero no su mujer. Le dije, sutilmente, que no albergara esperanzas pero...ambos conocemos la poca sesera de Hans, así que..después de todo terminé manipulándolo para que creyera que en efecto era ella...-el demonio suspiró y se hizo el silencio- Mientras observaba a Hans contemplar al cuerpo con sus ojos henchidos de amor..pensé...¿y si pudiera funcionar? Todos nosotros somos energía, yo mismo lo soy...no es descabellado pensar que, cuando nuestro cuerpo muere, nuestra alma, energía o lo que sea...continúe aquí, aferrado a aquello que un día amó. Pensé..si eso fuera real, si el amor puede ser así de poderoso, así de puro...el amor sin mácula de Hans, el amor que lo llevó a la deseperación, ¿podría hacer volver el alma de su mujer? Si volviera no tendría más que ocupar el cuerpo nuevo y volvería a ser ella. Volvería a existir. Por eso lo hice, deseaba...fervientemente comprobar si esa quimera podía ser real...pero como sabes, no fue así...Yo puedo ocupar un cuerpo cuando se me antoje, pensé...¿por qué otros seres no?..¿dónde están...?
-Infinidad de criaturas se preguntan eso mismo. Kratos, deja a los muertos donde están. Déjalos descansar en paz. De todas formas, aunque funcionara, no te garantizará que ella vuelva. Fue hace mucho tiempo...¿No tienes ahora otras cosas de las que preocuparte? ¿No puedes iniciar una nueva vida?...Es hora -Edward le dio unos golpecitos en el hombro y después lo rodeó con su propio brazo- Bueno, me voy ¡La misión me espera! ¡Kratos, no te decepcionaré!
-Vale...
-¡Sí! -el vampiro saltó de la cama- ¡Ah! cojo...algunas cervezas de tu nevera ¿vale?..es que...tío ya sabes, mi bolsillo...gasto mucho con Rei..aahh....Es tan exigente...pero...será mi mujer ¡debo cuidarla!..Las cojo ehh...¡hasta luego!

El vampiro salió apresuradamente por la puerta, alentado por el trabajo que estaba a punto de realizar. Podía ser un ser descerebrado e irresponsable, un amante del alcohol pero cuando tenía algo serio entre manos, se esforzaba al máximo, siendo uno de los compañeros más eficientes de Kratos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Baladaur
Hibrido
Hibrido
avatar

Mensajes : 636
Fecha de inscripción : 25/08/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Dom Feb 08, 2009 2:21 am

Después de un largo rato Bal seguía sin moverse del suelo, tumbado de lado con las manos en las tablas de madera y los ojos cerrados. En realidad no dormía, tan sólo pensaba. Había podido oír claramente palabra por palabra de aquella historia, y lejos de parecerle descabellada, hizo que se le encendiera una bombilla. Todavía llevaba uno de aquellos papeles escritos en la mano. Sus retorcidos tratos con sombras encapuchadas y de voz resquebrajante, como si utilizaran algún tipo de maquinaria para modificarla, nunca le parecieron seguros, pero podía fiarse de ellos en el caso de que saliesen bien. ¿Y si Kratos pudiera hacer algo parecido con él? Sería echar por tierra todos los planes que había trazado y empezado tiempo atrás, pero de todos modos había riesgos con ambos, y no quería perderse eternamente por el mundo de las almas en pena y no retornar jamás a ninguna parte.

Se levantó de nuevo, despacio, y caminó hasta las cajas de madera para dejar dentro la carta amarillenta y sacar otro papel, oscuro y roído por el tiempo, en el que permanecía tintado un dibujo detallado y sobrecojedor. Como un cuadro trazado a mano con tinta negra y agua, un espectáculo se marcaba contra ls fibras del papel. Un fragor de la batalla aún latiendo, los guerreros emperchados en armaduras negras pesadas y asfixiantes, espadas y sangre, lanzas perdidas volando por los aires. Y en medio de toda aquella mutilación que se había quedado estática para siempre por la mano del dibujante, una bestia negra y poderosa que sembraba la desesperación entre el ejército. El detalle y mecánica del dibujo era tal que con aquellos colores negros era capaz de hacer entrever un tono rojizo en los ojos del animal, una criatura que se alzaba sobre sus potentes patas traseras y barría el suelo de arena y huesos rotos con aquella cola de lagarto, fuerte y venenosa, anunciando un peligro mucho mayor que el de sus pezuñas rompiendo cuellos y sus fauces ávidas de carne humana. Sobre él, su jinete. El guerrero de la armadura plateada que ya desde un comienzo se sabía vencedor.

No recordaba exactamente la situación en la que se encontraba cuando aquella pintura había caído en sus manos, pero el viejo que se lo dio le reveló la verdad que le acompañaría para siempre. Bal ero de aquellos animales, un percherón negro y gigantesco, voraz e insaciable, indómito, nacido en una época en la que demonios y fantasmas del pasado se habían dedicado a cruzar caballos con wiverns o dragones en una búsqueda por seguir ampliando las criaturas del averno que posteriormente ayudarían a las fuerzas infernales a volver a emergir en una nueva batalla por la soberanía.

Bal no recordaba aquella vida. Ni si quiera recordaba alguna batalla antes de reencarnase en lo que ahora era. Por eso arrastraba con él las penurias de saberse en un cuerpo que no le correspondía, que de vez en cuando se relajaba para dejar emerger a aquella criatura, aunque después despertase y todo terminara de la misma manera frustrante de siempre. Quizás su alma también anduviese perdida por allí, cerca de él. Su alma de criatura infernal, rondándole, y de vez en cuando tocase su cuerpo para hacerlo revivir, aunque sin éxto... No tenía demasiadas hipótesis, pero sí había hecho pactos con tipos poco fiables de los que ahora dependía.

En aquellos momentos Bal no se enteró de más ruidos ni voces. Cavilante en lo suyo, no escuchó un golpe no demasiado lejos. Alguien se había acercado a la puerta principal de la casa, se había asegurado de que nadie le observaba para después colocar un sobre esmaltado y cerrado sobre la madera del portalón, y atravesarlo con un puñal, desapareciendo después para dejar allí aquella supuesta misiva con el nombre del muchacho como destinatario...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kratos
Demonio
Demonio
avatar

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/09/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Lun Feb 09, 2009 9:34 pm

No pasó mucho tiempo hasta que el sobre clavado en la puerta fue descubierto. El jardinero, un hombre encorvado de mediana edad, lo encontró cuando se disponía a entrar en la casa para tomar un refrigerio. Desclavó el puñal y cogió la misiva, contempló ambas cosas pensativo durante unos segundos y finalmente resolvió entregarlo al primer criado que encontrara, no quieréndose responsabilizar de nada más que de su trabajo.

-Eh, oye..chico...-el jardinero llamó a uno de los sirvientes y explicándole la situación le dio el sobre y el puñal. Después se despidió con un movimiento de cabeza y se fue.
-Ah...¿Qué es esto...? -el criado inspeccionó aquello de la misma forma que antes el jardinero. Se dio cuenta de que el sobre llevaba el nombre de Baladaur escrito y al instante un escalofrío le recorrió la espalda. No sabía que hacer con eso-...lo correcto sería ir a buscar al señorito Bal y dárselo -reflexionó en voz alta- pero...si lo hago sin haber informado al señor Kratos...es capaz de....Ah...¿Qué debo hacer...?
-¿Ocurre algo, Jean? -John lo había encontrado casi por casualidad plantado en la puerta de entrada.
-...Aaahh.....ehh....yo...esto...-Jean le mostró a su compañero las palmas de las manos, allí tenía el sobre y el puñal-..estaba clavado fuera...es para el señorito Bal pero no sé que debo..
-Dámelo. Yo me encargaré -John tomó las cosas, se despidió y se dirigió escaleras arriba.

También John había sopesado las dos opciones pero acabó llegando a la conclusión de que no querría arriesgar ni su empleo ni su propia seguridad así que decidió entregar el sobre a su señor y que él se encargara de la responsabilidad y de posible enfado de Bal por dar su correspondencia a otros. Sin embargo lo hizo porque aquella no era una carta normal y corriente, la habían encontrado clavada en la puerta con un puñal y él intuía que ese acto era sinónimo de alerta o en el peor de los casos, de peligro.
John golpeó dos veces la puerta de la alcoba del demonio y entró sin esperar que el dieran permiso. Kratos seguía en la cama, inclinado ligeramente y muy concentrado en unos apuntes que tenía sobre los muslos. Estudiaba como hacer desaparecer la cicatriz que iba a quedar en su pecho. Había dibujado un torso humano en la misma situación, anotando los pasos a realizar, las posibles complicaciones, la piel que quería utilizar y la mejor manera de efectuar el injerto. Ni siquiera había reparado en que llamaban a la puerta hasta que Kaiser ladró y John ya estaba dentro.

-Señor...
-¿John?...¿Qué diablos haces? ¡Estoy muy ocupado! -rugió el demonio y le señaló al sirviente la puerta para que abandonara la habitación enseguida.
-Usted debe atenderme ahora así que escuche.
-¿¡Cómo esa familiaridad y ese tono!? !Patán¡ ¡Acércate para que pueda darte tu merecido!
-¡Ah!...¡Esto! -John, ignorando todas las advertencias de Kratos se acercó hasta la cama, a una distancia prudencial. Estiró los brazos, enseñándole el sobre y el puñal- estaba en la puerta de entrada. Creo que un aviso...o...no lo sé...
-Trae aquí -el demonio le arrebató ambas cosas de las manos con el ceño fruncido. Si aquello fuera una amenaza de los compañeros de Hans no podía tomársela a broma pero al exáminar con más cuidado el sobre advirtió que tenía el nombre de Bal escrito. Aquello lo contrarió- ¿Eh?...Cómo...John...ve a buscar a Baladaur ahora mismo y dile que venga a mi alcoba ¡Sin demora!

El sirviente asintió y salió corriendo en pos del chico. Mientras, Kratos meditaba sobre aquella misiva. Deseaba abrir el sobre y leer lo que contenía que se abstuvo. Después de todo no era para él ni tampoco era consecuencia de sus actos. Debía ser, pues, otra cosa...pero...si era otra cosa...¿qué?...¿en qué podía estar metido ese muchacho que él no supiera? Aunque si era honesto consigo mismo no era díficil adivinar el por qué. En aquellos cinco años nunca se había preocupado de los asuntos del chico. No sabía, si no se lo contaba, si estaba en problemas o no. Así que decidió que eso tenía que cambiar y con esa resolución esperó a que apareciera por la puerta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Baladaur
Hibrido
Hibrido
avatar

Mensajes : 636
Fecha de inscripción : 25/08/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Mar Feb 10, 2009 2:32 am

Por fortuna para Bal y para el anonimato de su guarida secreta atravesando el interior de los muros, el sirviente que le buscaba dio con él cuando ya se encontraba caminando por el corredor principal con total normalidad. Bal no esperó ningún tipo de explicación detallada. Tampoco precisaba que se le dieran detalles cuando le reclamaban de alguna forma. Baladaur sólo quería saber qué tenía que hacer, para hacerlo rápido, y poder dedicarse de nuevo a otra cosa. Después de seguir al criado de nuevo hasta la alcoba del demonio, cruzó una mirada con él y empujó la puerta, asomando la cabeza y metiendo medio cuerpo. Kratos estaba en el mismo sitio donde lo había dejado. Sin embargo aquel detalle no le eximió de sentir que hacía siglos que no le veía.

Bal le miró un momento alzando las cejas sin comprender exactamente qué estaba haciedo allí, se aproximó a la cama y se detuvo a escasos metros, observando los papeles que tenía sobre las piernas, aquellos bocetos del cuerpo humano y sus enrevesados cálculos matemáticos. Iba a abrir la boca para preguntarle qué quería cuando entre aquellos papeles vio el sobre con su nombre escrito, y la letra le resultó escalofriantemente familiar. Llegó a separar los labios pero no dijo una palabra. Supuso que el por qué estaba allí era evidente, pero pretendió pensar en otra cosa, pensar que no era realmente lo que creía que era.

El muchacho desvió la vista un momento con la preocupación repentinamente reflejada en el rostro. Apretó los labios pensativo y después volvió la vista hacia Kratos.

-¿Eso es para mi?-preguntó como si no fuera ya evidente. Evitó pensar también cómo habían dado con él para hacerle llegar aquello, y desde luego no se inmaginaba lo que venía dentro.

Sin esperar a una respuesta se avalanzó sobre la cama y cogió el sobre amarillento y arrugado. Leyó su nombre. Volvió a leerlo y lo hizo una tercera vez, asegurándose que aquellos reflejos a la hora de escribir eran los mismos que se presentaban en las cartas que guardaba en las cajas de madera. Sin embargo no abrió el sobre. Siguió esperando. Quizás algún milagro divino o una luz fatua obrase una bendición e hiciesen desaparecer el sobre.

-¿De dónde ha salido?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kratos
Demonio
Demonio
avatar

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/09/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Mar Feb 10, 2009 3:50 am

Kratos había estado observando a Bal sin decir una palabra. Solía exáminar el rostro de los demás a fin de captar su estado de ánimo sin necesidad de preguntas. Aquello le había sido útil en muchas ocasiones pues de aquel modo era capaz de adelantarse a los actos de los otros, prediciéndolos. Por eso había contemplado el rostro del chico antes que cualquier otra cosa. Había advertido preocupación, además le había arrebatado el sobre con demasiada rapidez...no había preguntado de quién era sino simplemente si era para él cuando era obvio puesto que el sobre rezaba su nombre. A Kratos se le antojó que al chico no le haría falta preguntar quién lo enviaba si ya lo sabía.

-Estaba en la puerta de entrada, clavado con este puñal...-el demonio se lo enseñó y antes de que Bal pudiera hacer cualquier movimiento le agarró del brazo, apresándolo con su garra de acero. Si tenía pensado marcharse sin hablar tendría primero que deshacerse de aquel agarre sobrehumano- ¿En qué diablos andas metido? -preguntó. Le miraba a los ojos, fijamente, con el ceño ligeramente fruncido de alguien que desea respuestas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Baladaur
Hibrido
Hibrido
avatar

Mensajes : 636
Fecha de inscripción : 25/08/2008

MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   Mar Feb 10, 2009 4:54 pm

Antes de que pudiera darse cuenta se encontró asido con fuerza y no tenía modo de escapatoria. El muchacho le miró con sorpresa e indignación por aquel acto totalmente fuera de lugar, pero no dijo ni una palabra. ¿Desde cuando se interesaba Kratos por sus malas artes de necromántico?

-Kratos... me haces daño-le dijo con suavidad pacientemente. Sin embargo su instinto de superviviencia hizo que se arrodillase en el borde del colchón en lugar de tirar de él hacia atrás, al notar un ligero dolor agolpándose en su piel, punzándole levemente.

Sin embargo sus espectativas a pesar de todo no eran buenas ni esperanzadoras, aunque de momento no tenía ningún motivo para pensar de aquel modo. Apretó un poco la mano, arrugando el sobre amarillento entre los dedos y lo miró, torciendo el gesto y tratando de retirar el brazo hacia atrás.

-Déjame leer lo que pone. Tengo que saber... Tengo que saber qué ha ocurrido...-dijo con gravedad, hablando consigo mismo, repietiendo aquel esquema en voz alta y tratándose de autoconvencerse de un fantasma inexistente. Alzó un momento la vista de nuevo hacia él, mirándole con súplica. En realidad la idea de lo que podía contener la carta le revoloteaba la cabeza, y no era algo que le agradase.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Morada (PRIVADO)   

Volver arriba Ir abajo
 
Morada (PRIVADO)
Volver arriba 
Página 3 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
 Temas similares
-
» Choque en el pasillo... [Privado]
» La calentura de una sola noche. +18 (Privado Myrna y Atsuko)
» COJIENDO EL TREN[privado con kaname]
» ~ ¿Alice in Wonderland? ~ [PRIVADO]
» allanamiento de morada (MIrian)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
.:Isten Darah:. :: Zona Residencial :: Vecindario-
Cambiar a: